El estudiante aplicará su filosofía de educación cristiana a situaciones concretas en la docencia de niños, adolescentes y adultos. Estudiará y utilizará métodos y materiales correspondientes a las edades indicadas. El alumno desarrollará el gozo y el placer de comunicar las verdades de la Biblia con precisión, claridad, relevancia y utilidad práctica.