Mi esposa y yo tuvimos la oportunidad de compartir estos estudios bíblicos con una vecina una vez. Nos juntamos con ella cada semana durante varios meses. Leímos con cuidado cada pasaje, y parecía que ella entendía todo. Estábamos muy contentos por su progreso. Pero cuando llegamos a la última lección, y cuando le animé a entregar su vida al Señor, me miraba con una cara totalmente perdida. ¡No lo pude creer! Estaba comprendiendo solamente en su mente, pero el mensaje no había entrado en su corazón.

El propósito de estas lecciones es ayudarle a desarrollar una relación personal con Jesucristo. Si comprende todo solamente en su mente, sin responder en su corazón, no significa mucho. Tiene que ir personalmente a Cristo, pedir perdón, y pedir que Él sea su Señor. Entregue su corazón, su mente, y su vida a Él, y experimentará el gozo de un nuevo comienzo.

Hay muchos otros recursos que le ayudarán a seguir creciendo en Cristo. 

Last modified: Tuesday, 9 September 2014, 2:05 AM